Considerada una de las rutas xacobeas más antiguas junto con el Camino Francés, este trazado entra en Galicia cruzando el mar Cantábrico a través de la magnífica ría de Ribadeo. Un punto en el que el también conocido como ‘Camino de la Costa’, abandona los pueblos marineros y los litorales asturianos para discurrir por el interior de la comarca lucense.

Antiguamente los romeros tenían que atravesar esta zona en barco o bordearla para cruzar la ría del Eo por el puente de Santiago de Abres. Sin embargo, actualmente el trayecto es más sencillo, ya que el ‘Ponte dos Santos’ une las dos comunidades autónomas.

Vía histórica de peregrinos medievales, esta ruta tuvo su gran apogeo en la baja Edad Media, aunque perdió parte de su fama con la impulsión del Camino Francés por parte de la monarquía en el siglo XII. No obstante, fueron muchos los romeros que continuaron realizando este recorrido, especialmente los asturianos, pero también caminantes de todo el norte de la península y de otros lugares de Europa, como Inglaterra, Alemania o Escandinavia. Además, fue un camino de personajes ilustres, ya que por aquella vía pasaron, entre otros, el obispo armenio Mártir de Azerbaján, el padre del rey Juan III de Polonia, Jacobo Sobieski, o Francisco de Asís que, durante su peregrinación en el año 1214, dice la leyenda que aprovechó para fundar muchos templos franciscanos. De hecho, fue la creación de santuarios cristianos, asentamientos templarios y hospitales de peregrinos lo que provocó el afianzamiento de este camino, que se ha mantenido hasta la actualidad.

Hoy en día, la ruta desde Ribadeo se distribuye entre zonas de montaña, amplios valles y pequeñas aldeas ganaderas. Es una vía sin grandes núcleos de población, pero con una enorme riqueza natural, siendo algunos de sus paisajes Reservas de la Biosfera, como el entorno del Eo o las Terras do Miño. Y tal vez este sea uno de los motivos por los que el Camino del Norte fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2015, junto con el Primitivo.

Comenzando en Ribadeo, nuestra peregrinación se divide en ocho etapas por el interior de Galicia en las que predomina la tranquilidad de una zona poco transitada, con parajes extraordinarios, trazados suaves y buena señalización, pero con escasez de infraestructuras para el peregrino.

ESP