Etapas del Camino de Invierno desde O Barco de Valdeorras

1ª Etapa: O Barco de Valdeorras – A Rúa: 13,5km

Arrancamos la primera etapa de este desconocido camino siguiendo el curso del imponente río Sil, aunque se vea un poco afeado por la vía férrea que nos acompaña. Es el tramo más corto de toda la ruta, así que el peregrino puede tomárselo con calma y disfrutar del paisaje.

Cruzaremos la localidad de Arcas y pasaremos por Vilamartín, todo un santuario del vino, ya que cuenta con más de 200 bodegas. Pero su peculiaridad es que muchas de ellas se encuentran en cuevas romanas excavadas en sus propias laderas que antes sirvieron para extraer oro.

Una vez saciada nuestra sed, continuamos hasta la primera parada, A Rúa, localidad que alberga una talla de Santiago Peregrino en la iglesia de San Esteban. Otros lugares de interés son la Capilla de San Roque y el puente romano A Cigarrosa que pasa sobre el río Sil.

2ª Etapa: A Rúa – Quiroga: 26,5km

Nos despedimos de A Rúa para acometer un tramo rodeado de viñedos y olivos que no representa gran dificultad y que cruza diversas aldeas, entre las que destaca Montefurado. En este pequeño pueblo, de menos de 200 habitantes, encontramos la iglesia de San Miguel que data del siglo XVIII, pero su atractivo se debe más a su túnel excavado en la propia roca, que es considerado una de las mejores obras de ingeniería romana de la Península Ibérica.

La siguiente villa que llama nuestra atención es la de Bendilló, ya que un poco antes de llegar, junto a su molino de aceite, nos topamos con la primera huella xacobea, a ‘Capela das Farrapas’. Una pequeña construcción donde los caminantes solían desprenderse de sus harapos de camino a Santiago.

Ya sin nuestros harapos, continuamos el viaje hasta Quiroga, pueblo al que accederemos a través del puente medieval ‘Ponte Pedriña’.

3ª Etapa: Quiroga – Monforte de Lemos: 35km

Para adentrarnos en la considerada como la fase más dura y larga del Camino, cambiaremos la ribera del Sil por los montes y valles que rodean el río Lor, en plena Ribeira Sacra, hasta llegar a la Ermita de los Remedios. Un lugar de culto que alberga esculturas de la Virgen de los Remedios y de San Roque, y en el que, dicen los vecinos, los caminantes acostumbraban a dejar limosnas.

Desde allí accederemos a la localidad de Carballo de Lor, donde podemos disfrutar de una de las vistas más impresionantes de esta etapa, para, poco después, continuar nuestra ruta por varias aldeas hasta O Castro da Lama, la iglesia de Santiago de Castroncelos y el cruceiro de San Pedro de Cereixa, en el que reposa una talla de Santiago el peregrino.

A partir de aquí solo nos quedará sortear el Alto da Serra y el monte de Moncai para acceder al municipio de Monforte de Lemos, cuya ciudad se ve coronada por su fortaleza y su monasterio benedictino.

4ª Etapa: Monforte de Lemos – Chantada: 31km

De nuevo nos enfrentamos a una etapa bastante larga, pero más sencilla que la anterior. Para salir de la localidad, cruzamos el puente medieval de Monforte pasando cerca del Convento de las Madres Clarisas, primera huella xacobea, ya que su cruceiro contiene cuatro veneras talladas en el capitel.
La ruta se desarrolla entre prados, bosques, pequeñas aldeas, iglesias románicas y vestigios romanos, siendo de especial interés la iglesia de San Paio de Diomondi, las huellas de una antigua calzada romana, el meandro de O Cabo do Mundo y el puente también romano que precede a Belesar. Una localidad en la que disfrutaremos de los famosos ‘Codos de Belesar’, con viñedos colgados de terrazas casi en vertical.

También en este tramo encontramos más señales xacobeas, como un mapa del Camino de Invierno por Chantada, de las pocas señalizaciones de esta ruta, o los ‘petos das ánimas’, huchas encajadas en la piedra donde los peregrinos dejan sus limosnas.

Desde este punto se puede ver el final de la etapa, Chantada, cuyo principal reclamo son sus casonas blasonadas, sus construcciones románicas y sus monasterios, destacando la Casona de Lemos y el Monasterio de San Salvador de Asma.

5ª Etapa: Chantada – Rodeiro: 26km

Acometemos la siguiente etapa pasando por múltiples hórreos, cruceiros, bosques de robles y castaños, y más ‘petos das ánimas’. Pero lo más impresionante de este tramo es, sin ninguna duda, el monte de O Faro, de más de 1000 metros de altitud. Para acceder a esta sierra, seguiremos un Vía Crucis denominado ‘Camiño da Virxe’, lugar sagrado recorrido por miles de devotos durante siglos.

Aunque el ascenso nos costará sudor y lágrimas, lo cierto es que en la cumbre nos aguarda una de las vistas más bellas del Camino, ya que es el único punto de Galicia en el que se observan las estribaciones de las cuatro provincias gallegas. Además, es donde se sitúa la ermita de Nuestra Señora de O Faro, lugar predilecto de peregrinos y religiosos que, durante siglos, han llegado a este punto para pedir favores a la Virgen.
El descenso lo hacemos acompañados de espectaculares paisajes hasta alcanzar Rodeiro, cuyo principal atractivo es la Casa Consistorial, levantada sobre una fortaleza del siglo XIV.

6ª Etapa: Rodeiro – Bendoiro: 26,9km

Nada más dejar Rodeiro, atravesaremos el río Arnego por ‘A Ponte do Hospital’, cuyo nombre da significado a nuestra ruta al recordarnos que allí se ubicaba un antiguo hospital de peregrinos.
La primera parte de esta etapa se caracteriza por sus valles repletos de ganado, sus canteras de granito y sus bosques con multitud de ‘mámoas’. También pasamos por el núcleo de A Ponte, antigua hospedería de peregrinos que aún conserva los alfeizares en los bajos de las casas que servían como mostradores para atender a los viajeros.

Después de cruzar varios cotos y la aldea Palmaz, entramos en Lalín, kilómetro 0 de Galicia y famoso por su ‘Feria do Cocido’, a la que hace referencia la escultura en bronce de un cerdo conocida como ‘O Porco’ que, aunque no es apreciada por todos los vecinos, es una de las más fotografiadas de la ciudad.

Desde los reinos del cocido alcanzaremos A Laxe, parroquia de Bendoiro, donde finaliza nuestra ruta y donde nuestro Camino se junta con la Vía de la Plata.

7ª Etapa: Bendoiro – Outeiro: 33,9km

La penúltima etapa nos llevará a Outeiro, pasando por el cauce del río Deza. Es un recorrido repleto santuarios, iglesias románicas y góticas, puentes medievales y calzadas romanas, que desembocará en el conocido pueblo de Silleda.

Atravesando varias aldeas y cruzando el histórico puente de Ulla, alcanzaremos Vedra para acometer, finalmente, un duro ascenso hacia Outeiro, un lugar con mucha tradición xacobea. Y es que en este pueblo se encuentra la capilla y la fuente de ‘O Santiaguiño’, en la que aparecen tallados los personajes de la leyenda de la ‘Traslatio’, el traslado de los restos del Apóstol de Padrón a Santiago. Este mito, recogido también en el Códice Calixtino, sitúa los hechos alrededor del Pico Sacro, donde los discípulos del Apóstol pidieron ayuda a la pagana Reina Lupa para dar sepultura a Santiago. Ésta intentó ponerlos a prueba prestándoles unos bueyes bravos que, contra todo pronóstico, fueron dóciles con los discípulos, por lo que pudieron trasladarlo y darle sepultura en el monte de Libredón de Compostela.

La leyenda dice que, debido a este y otros milagros, la Reina Lupa se convirtió al cristianismo.

8ª Etapa: Outeiro – Santiago de Compostela: 16,6km

En los apenas 17 Km que nos separan de Santiago, recorreremos las aldeas de Rubial, Deseiro de Arriba y A Susana, para cruzar el puente sobre el río Sar. A partir de aquí, se acomete un último y complicado ascenso para llegar a la única puerta de la antigua muralla medieval que se conserva, la ‘Porta de Mazarelos’. Entrada que, una vez sobrepasada, nos llevará por las conocidas plazas y calles de la ciudad del Apóstol hasta nuestro ansiado destino: la Catedral de Santiago.

ESP