1ª Etapa: Ribadeo- Lourenzá: 30km

Comenzar el Camino desde Ribadeo significa hacerlo desde una villa de gran tradición xacobea, con uno de los puertos más históricos de Galicia. Sobre una fortificación natural que corona la ría, esta localidad puede presumir de tener un paisaje maravilloso, junto con construcciones tan sobresalientes como el mirador de la Atalaya o la iglesia de Santa María do Campo, perteneciente a uno de los conventos fundados por Francisco de Asís durante su peregrinación. También las conchas incrustadas en sus suelos nos recuerdan el Camino, en una villa marinera que ha visto desembarcar a muchos peregrinos a lo largo de la historia.

En esta etapa nuestros pasos nos guiarán por una antigua vía romana, cruzando entrañables pueblos que desembocarán en Vilanova de Lourenzá, parroquia medieval de gran patrimonio histórico, cuyo principal atractivo es su monasterio benedictino de San Salvador, considerado precedente de la fachada de la Catedral de Santiago.

2ª Etapa: Lourenzá- Abadín: 24,8km

Acometemos la segunda etapa a través del hermoso valle de Lourenzá hasta la histórica villa de Mondoñedo. Capital de una de las siete provincias del antiguo Reino de Galicia, sorprende su solemne catedral del siglo XIII, también llamada ‘catedral arrodillada’ por su escasa altura. Junto al templo, casas señoriales y calles empedradas dotan de cierta distinción a este municipio declarado conjunto histórico- artístico y cuna de escritores de la talla de Álvaro Cunqueiro.

Continuamos nuestro periplo hasta el ‘Ponte do Pasatempo’, cuyo nombre se debe a que allí, dice la leyenda, se detuvo a la esposa del Mariscal Pardo de Cela cuando llevaba un indulto que perdonaba la muerte de este, sin poder evitar su decapitación.

Otro lugar de gran relevancia es la ‘Cova do Rei Cintolo’, en Argomoso. Se dice que allí un malvado brujo exigió la mano de Xila, hija del rey Cintolo, bajo amenaza de destruir su reino si esta se negaba. El prometido de Xila logró matarlo, pero el brujo ya había acabado con el reino, por lo que, a su regreso, éste solamente se encontró con la boca de la cueva.

Desde los dominios del rey Cintolo y después de un duro ascenso, llegamos a Abadín, situado a las puertas de la Terra Chá.

3ª Etapa: Abadín- Vilalba: 20,3km

Comenzamos la ruta por la Terra Chá, atravesando tramos de asfalto, prados y aldeas. En el camino nos recibe un moderno mensaje en spray sobre una torreta que sirve de aliento a los peregrinos: ‘Go peregrino, less tan 200 Km’. Poco después atravesaremos un frondoso bosque que conduce a Castromaior para cruzar, más adelante, la ‘Ponte Vella’ sobre el río Batán, una obra de ingeniería civil del siglo XVII.

La lluvia puede ser una complicada compañera de viaje en la segunda mitad de esta etapa que nos llevará por el Camino Real hasta la localidad de Goiriz, cuya iglesia del siglo XVI está dedicada a Santiago.

Poco después alcanzamos el final de la etapa, Vilalba, centro de la Terra Chá cuyo principal reclamo es la torre de la antigua fortaleza de los Andrade, hoy convertida en Parador Nacional de Turismo.

4ª Etapa: Vilalba- Baamonde: 19km

Etapa corta que transcurre entre vestigios medievales, trazados reales y arquitectura tradicional. Es un tramo sencillo con poco asfalto en el que nos toparemos con multitud de pequeñas aldeas y varios puentes, siendo el puente medieval de Sa que cruza el río Labrada, el más sobresaliente. También llama la atención la parroquia de Pígara donde nos espera la ‘Fonte das Verrugas’ que, según la creencia popular, tiene poderes curativos para acabar con este mal.

Una vez en Baamonde, vale la pena visitar la iglesia de Santiago del siglo XIV, donde destaca su atrio con un calvario formado por tres cruceiros y un antiguo castaño en cuyo tronco se encuentra tallada una capilla en honor a la Virgen realizada por el escultor local, Víctor Corral.

5ª Etapa: Baamonde- Sobrado dos Monxes: 40km

Este es, quizás, uno de los tramos más duros del Camino tanto por su longitud como por sus trazados irregulares, pero en él se puede disfrutar de la tranquilidad de una zona bastante despoblada, de genuinos pueblos y de bellas construcciones como la iglesia de Santiago de Miraz o la fortaleza de San Paio de Narla.

La segunda parte del trayecto es la más complicada, con un duro ascenso en el que se debe estar atento a las señales xacobeas para no perderse, aunque anteriores peregrinos nos ayudan con pequeños montículos de piedra dejados como guía en la ruta. Después de este tramo, más aldeas nos saludan en una etapa en la que pasamos de la provincia de Lugo a la de A Coruña, hasta llegar a Sobrado dos Monxes. Allí nos espera el imponente monasterio cisterciense de Santa María de Sobrado, un espectacular monumento renacentista y barroco fundado en el año 952.

6ª Etapa: Sobrado dos Monxes- Arzúa: 22km

Nos despedimos del solemne monasterio de Sobrado para acometer un tramo en el que, aunque pasaremos por pequeñas localidades de arquitectura popular y disfrutaremos de algunos paisajes gallegos, abunda, sobre todo, el asfalto.

Estos casi 22 Km de ruta son para muchos, la última etapa del Camino del Norte, puesto que en Arzúa se junta con el Camino Primitivo y el Francés. En cualquier caso, es el último tramo de tranquilidad antes de que el viaje se vea corrompido por miles de peregrinos que confluyen en esa comarca.

Célebre por su producto estrella, el queso Arzúa Ulloa Denominación de Origen, esta villa, centrada en la agricultura y ganadería vacuna, ha crecido alrededor del fenómeno xacobeo, siendo un importante punto de encuentro para los peregrinos.

7ª Etapa: Arzúa- Arca (O Pino): 18,5km

Esta etapa se acomete con bastantes ganas por ser la antesala del último tramo para alcanzar Santiago y por la ilusión de comprobar que cada vez son más los pueblos con nombres xacobeos. Además, es una ruta que se pierde entre prados, bosques y pequeñas aldeas, aunque también tendremos que cruzar algunos tramos de carretera.

Una vez alcanzada la villa de A Rúa, ya estaremos en el comienzo de Arca (O Pino), cuyo centro se sitúa en O Pedrouzo. Esta es la última localidad antes de llegar al tan esperado Santiago, por lo que ya se puede sentir el entusiasmo de los peregrinos.

8ª Etapa: Arca (O Pino)- Santiago de Compostela: 20,2km

Último tramo del Camino en el que son dos las zonas más sobresalientes de la tradición xacobea. Una es A Lavacolla, cuyo nombre deriva del término ‘lava colea’, referido a la costumbre de los peregrinos de lavar su cuerpo antes de alcanzar Santiago. El otro es el Monte do Gozo, primer lugar desde el que se atisba la Catedral. Dicen que los caminantes franceses que divisaban este montículo, gritaban ‘¡Mon joie! (mi alegría) y que este podría ser el origen de su nombre.

Desde aquí tan sólo 5 Km nos separan de Santiago al que entraremos por sus tradicionales calles empedradas hasta llegar a la tan esperada catedral.
ESP