Etapas del Camino Primitivo desde O Alto do Acevedo

1ª Etapa: Alto do Acevo- Paravella: 24,5km

La ruta comienza con un tupido bosque de pinos, un amplio valle y la aldea de Fonfría, donde descansa el primer manantial de agua fresca para el peregrino.
Tan sólo 13 Km separan el inicio del viaje del primer pueblo gallego que recoge este Camino, A Fonsagrada. En este municipio, que es el de mayor superficie de Galicia, nos topamos con la fuente sagrada, conocida como tal porque se le atribuye un milagro del Apóstol. Cuenta la leyenda que, después de que una viuda lo ayudara, éste, en agradecimiento, convirtió el agua de aquella fuente en leche para su familia, por lo que también se especula con que la misma diera nombre a la propia villa.

Dejamos atrás A Fonsagrada para alcanzar, poco después, la parroquia de Montouto, donde todavía se conservan las ruinas del que se dice, fue el último hospital de peregrinos de Galicia, que estuvo activo hasta buena parte del siglo XX.
Desde el alto de Montouto, descendemos hacia nuestro primer destino, la singular localidad de Paradavella, en la que destacan multitud de pallozas y construcciones campesinas que han sobrevivido al tiempo.

2ª Etapa: Paradavella- Castroverde: 22km

La etapa que nos llevará hasta Castroverde comienza con otro frondoso bosque cuyas subidas ponen a prueba al peregrino, especialmente la llamada ‘Costa do Sapo’, que desemboca en el pueblo de A Lastra.

Desde aquí se accede a la localidad de A Fontaneira, cuyos hórreos, pajares y pallozas dan fe de la historia castreña del lugar. Pero es su iglesia del siglo XVIII la que hará las delicias de los peregrinos más devotos, ya que está dedicada a Santiago.

Continuando el viaje, pasaremos por O Cádavo y Vilabade, cuya iglesia gótica del siglo XV, que ha sido declarada Monumento Nacional, guarda un retablo barroco del gallego, Francisco Lens.

Finalmente llegamos a Castroverde, donde además de reponer fuerzas, podremos visitar la torre que rinde homenaje a su castillo, primero propiedad de Lemos y, después, de Altamira.

3ª Etapa: Castroverde- Lugo: 22,3km

Esta etapa concentra su interés en el incalculable valor patrimonial que nos aguarda al final de los 20 Km que nos separan de la ‘Lucus Augusti’ romana, la ciudad más antigua de Galicia.

Una vez pasadas las aldeas de Santa María de Gondar y O Carballido, cruzaremos el puente A Chanca, para ascender hacia la famosa muralla romana de Lugo, Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000 y la única del mundo que se conserva completa. Aunque cuenta con 10 accesos, la entrada debe hacerse por la puerta de San Pedro y, siguiendo la calle del mismo nombre, llegaremos a la Catedral de Santa María, donde los peregrinos rezaban al Santísimo Sacramento, expuesto permanentemente en la basílica desde el siglo XII.

Disfrutar de las huellas romanas de Lugo es tan placentero como perderse entre su patrimonio religioso, sus construcciones barrocas o sus tupidos bosques. Por eso, la visita a esta ciudad gallega deja huella en los peregrinos del Camino Primitivo.

4ª Etapa: Lugo- San Romao da Retorta: 18,8km

Para desilusión del romero, la etapa que nos aguarda, aunque salpicada de caminos de tierra y bosques de castaños, contiene muchos tramos de asfalto.
Pero la salida de Lugo sí es digna del Camino, ya que se hace a través de la puerta más antigua de la muralla, la Porta Miñá, para recorrer una calzada romana oculta y cruzar el río Miño a través de ‘A Ponte Vella’, un puente también romano.

En nuestro recorrido por diversos barrios, llama la atención el de San Lázaro, tanto por sus pintorescas casas de piedra, como porque alberga un mapa del Camino Primitivo. Una señal más de nuestro peregrinaje que se complementa con los nombres xacobeos de los siguientes pueblos, la aldea de O Francés o la villa de Hospital.

Pasadas estas evidencias, alcanzamos San Romao da Retorta. Un lugar a los pies de cuya iglesia se encontró un miliario romano que demuestra que el Camino Primitivo se trazó siguiendo una antigua vía romana.

5ª Etapa: San Romao da Retorta- Melide: 28,5km

Abandonamos San Romao por su vía romana en dirección a Melide, pueblo donde se acaba la tranquilidad de la ruta al confluir el Camino Primitivo con el Camino Francés.
En esta etapa, que transcurre entre carreteras, antiguos hospitales para peregrinos y bosques de carballos y abedules, destaca la parroquia de San Xurxo de Augas Santas, donde descansa sobre una fuente, la talla en piedra del Apóstol. También su cementerio es singular al tener algunas tumbas orientadas hacia el propio Camino.

Desde Augas Santas tendremos que recorrer As Seixas y Casacamiño (de nombre totalmente xacobeo), la inédita belleza natural de la sierra de Careón, los pintorescos hórreos de Vilouriz y la huella medieval de Vilamor, para llegar hasta Melide.

En cuanto el peregrino pisa esta localidad, se da cuenta de la gran tradición xacobea que la envuelve, ya que multitud de elementos recuerdan al Apóstol, siendo una de sus calles más famosas el Camiño de Ovedo, nombre tradicional del Camino Primitivo.

6ª Melide- Arzúa: 14,3km

Nos despedimos de Melide para alcanzar nuestro siguiente destino, Arzúa, donde no sólo descubriremos los placeres del queso Arzúa- Ulloa denominación de origen, sino que coincidiremos con gran cantidad de peregrinos al unirse a nosotros y a los romeros del Camino Francés, los que provienen del Camino del Norte.

En esta etapa cruzaremos Boente y a Castañeda, esta última con gran tradición xacobea, puesto que era el lugar donde los peregrinos depositaban las piedras que habían cargado desde Triacastela para contribuir a la construcción de la catedral de Santiago.

Poco después alcanzamos Ribadiso para, finalmente, recalar en Arzúa, donde por fin podremos probar su excelente queso, también llamado ‘manjar de reyes’, puesto que se dice que no eran pocos los monarcas que lo consumían asiduamente.

7ª Arzúa- Santiago de Compostela: 36,5km

El peregrino acometerá esta etapa con especial ilusión por tratarse del último esfuerzo para llegar a la ciudad del Apóstol.

Entre valles y bosques de eucaliptos, se irá topando con aldeas cuya toponimia rinde homenaje al Camino (A Calzada, A Calle o A Rúa), para realizar su primera parada en Lavacolla, donde según la tradición, purificará su cuerpo en las aguas del lugar, costumbre que da nombre a este pueblo.

Por último, se ascenderá hasta el Monte do Gozo, lugar en el que, cuenta la leyenda, el primero que alcanzaba la cima, se convertía en el ‘Rey de la Peregrinación’ y sus compañeros así lo certificaban firmando su compostelana al llegar a la ciudad.

De cualquier forma, arribar a Santiago es siempre un orgullo para el romero que ha sufrido y disfrutado las etapas del primer camino del que se tiene constancia.

ESP