1ª Etapa: Santiago de Compostela- Negreira: 21km

La primera etapa arranca en la propia Plaza del Obradoiro, atravesando diversas aldeas hasta cruzar el río Tambre por su famoso puente medieval, ‘A Ponte Maceira’. Un lugar emblemático que esconde una leyenda directamente vinculada al traslado de los restos del Apóstol. El mito cuenta que los discípulos de Santiago fueron encarcelados por los romanos en la actualmente sumergida ciudad de Dugium, al pedir a la Reina Lupa un trozo de tierra para enterrar al Apóstol. No obstante, lograron escapar por mediación divina, pero fueron perseguidos. Y fue precisamente en este punto donde consiguieron librarse de la persecución al derrumbarse el puente sobre el río Tambre, provocando la muerte de sus enemigos.

Más adelante alcanzaremos la aldea de Negreira, donde el pazo de A Chancela conserva en su escudo el puente protagonista de esta leyenda recogida en el Libro III del Códice Calixtino.

2ª Etapa: Negreira- Olveiroa: 33km

Lo más destacable de esta etapa son sus magníficos paisajes autóctonos, cuyo punto de mayor belleza es el monte Aro, a más de 500 metros de altitud y desde donde se puede ver la comarca de Terra de Xallas.

En el recorrido, el peregrino también podrá disfrutar de los hórreos e iglesias románicas que se encontrará a su paso. Además, varios trazados de la ruta coinciden con el ‘Camiño Real’ de Fisterra, como certifican los topónimos O Camiño Real y Portocamiño.

3ª Etapa: Olveiroa- Corcubión: 21,4km / Olveiroa- Muxía: 32,5km

En este tramo es donde las rutas se bifurcan, por lo que será decisión del peregrino continuar hasta Fisterra a través de Corcubión, o dirigirse directamente a Muxía.

En cualquier caso, los caminos coindicen hasta el pueblo de Hospital (cuyo nombre se debe a un antiguo hospital de peregrinos) para, poco después, toparnos con la rotonda que separa las vías.

Si nos decantamos por Corcubión, disfrutaremos de su ría y de cierto patrimonio cultural y religioso, como el santuario de A Nosa Señora das Neves, la ermita de San Pedro Mártir o el alto de O Cruceiro da Armada, desde donde podemos ver, por primera vez, el cabo Fisterra.

Ya en Corcubión, el peregrino podrá pasear por su casco urbano, declarado conjunto histórico- artístico, o visitar su iglesia gótico-marinera de finales del siglo XV.

Si, por el contrario, nuestros pasos se dirigen directamente a Muxía, cruzaremos varios pueblos entre asfalto y caminos rurales, para recalar en Dumbría.

Pasando por diversas aldeas, llegaremos al monte de San Roque y la playa de Espiñeirido para alcanzar, poco después, el santuario da Virxe da Barca de Muxía. A partir de este punto, los peregrinos continuarán por Lires hasta el Cabo de Fisterra.

4ª Etapa: Corcubión- Fisterra: 14,2km

Los peregrinos que han decidido recalar primero en Fisterra, dejarán Corcubión para recorrer los menos de 15 Km que les separan de su faro. Una ruta de gran dificultad salpicada de complicados ascensos y pequeñas villas, que desembocarán en la playa de A Lagosteira, cuya belleza contrasta con el trazado rocoso y la bravura del mar que corona la costa.

Desde allí ya se divisa la aldea de Fisterra, desde la que se accederá a su faro, donde el océano nos recibe en todo su esplendor mostrándonos el ‘Fin del Mundo’.

En este mirador, considerado el punto más occidental de la península, muchos peregrinos proceden a quemar o abandonar el calzado con el que han recorrido las diferentes etapas. Una tradición que está representada por una bota de bronce en homenaje al peregrino y que responde a la necesidad de abandonar todo lo material para comenzar una nueva vida.

5ª Etapa: Fisterra- Lires: 12,5km

Dejando atrás su emblemático Faro, ponemos rumbo a Muxía, no sin cierta dificultad para guiarse, puesto que aquí las flechas amarillas señalan direcciones opuestas para los que siguen esta ruta y los que vuelven de la misma.

Cruzando la playa de A Lagosteira, nos dirigimos hacia San Martiño de Duio, templo que podría rendir homenaje a la leyenda de la maltrecha ciudad romana Dugium.

Aunque el mar está presente en toda la ruta, destaca la playa de O Rostro, ubicada entre bosques de pinos y maizales. Una vez superado el arenal, pasaremos una pequeña aldea y un bosque para llegar a Lires, donde culmina la etapa.

6ª Etapa: Lires- Muxía:15,3km

Último tramo para los peregrinos que hicieron su primera parada en Fisterra. Una ruta que se divide entre carreteras, pistas forestales y aldeas, pero será al bordear la playa de Lourido, cuando lleguemos a la aldea marinera de Muxía. Aquí podremos hacernos con la ‘Muxiana’, credencial que, como la ‘Fisterrana’ de Fisterra, marca el final del camino.

En dirección al santuario da Virxe da Barca pasaremos por el ‘Camiño da Pel’, que hace referencia a una desaparecida fuente donde los peregrinos solían lavarse para llegar limpios a la iglesia como señal de respeto a la Virgen.

Una vez purificados, llegamos a nuestro destino, un majestuoso santuario barroco de piedra del siglo XVIII que, de cara al mar, nos narra la historia que provocó su origen. Cuenta la leyenda que, mientras el Apóstol meditaba sobre las rocas donde hoy se levanta el templo, la Virgen se acercó en una barca para animarle a continuar con su predicación. De hecho, hoy en día se mantiene la creencia de que esa barca podría ser la conocida ‘pedra de Albalar’, junto con la ‘pedra do Timón’ y la ‘pedra dos Cadrís’ que representaría la vela. Se dice también que quien consiga pasar nueve veces por debajo de esta última, se curará de toda dolencia relacionada con la espalda y los riñones.
es_ESEspañol
gl_ESGalego es_ESEspañol